anamaris-estudiante2“¿No tienes espacio? Hazlo tú, créalo tú”:

La experiencia de la estudiante graduada Anamaris Santiago Santos reencontrando su

pasión por el teatro en Argentina

Por: Natalia I. Colón Álvarez

El Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico cuenta con una comunidad de estudiantes graduados de excelente calibre, quienes salen en busca de oportunidades para ampliar su experiencia académica graduada. Un excelente ejemplo de esto es Anamaris Santiago Santos, una estudiante del Programa Graduado de Gestión Cultural de la Facultad de Humanidades. Se graduó del Departamento de Drama de la misma facultad en el 2012 y está ahora terminando su maestría.

En octubre del 2015, Anamaris tuvo la oportunidad de viajar a Argentina para presentar su documental El teatro como espacio de resistencia en Puerto Rico en el Encuentro Latinoamericano de Teatro Independiente (ELTI). Una de las creadoras de este festival de teatro, Florencia Suárez, es muy amiga de Anamaris desde el 2011, año en que se conocieron en Perú en talleres de teatro que tomaron juntas. El documental de Anamaris trata sobre la resistencia política puertorriqueña por medio del arte y fue hecho en conjunto con estudiantes del Departamento de Trabajo Social.

Su viaje a Argentina no se limitó a la presentación de su documental, sino que pudo trabajar un monólogo para un evento llamado Colase. Apreció el intercambio cultural con artistas de partes diversas de Latinoamérica, experiencia que significa mucho para Anamaris, ya que en sus palabras se percibe un poco “obsesionada” con el teatro latinoamericano. En especial, Anamaris cree mucho en el potencial del teatro político y mientras estuvo en Argentina pudo gozar de muchas conversaciones interesantes en cuanto a la situación colonial de Puerto Rico.

Además, luego de la presentación de su monólogo, fue invitada a participar en una competencia de teatro ese mismo día. Aunque llegó sin preparación, logró obtener el primer lugar con su pieza titulada “Para protegerme del frío”. Ahora, está en el proceso de terminar de trabajarla para poder dirigirla aquí en Puerto Rico, esfuerzo que surge a partir de la confianza con la que regresó de Argentina.

Es impresionante notar que no solo fue la única participante puertorriqueña, sino que también era la menor. Nos explicó que el ELTI no era un festival estudiantil, sino que participaban artistas que viven del teatro. Para poder participar, Anamaris tuvo que solicitar varias ayudas económicas.

“Recibí ayuda económica para [ir al] festival. El DEGI me dio fondos, el Decanato de Humanidades me dio fondos, el Decanato de Estudiantes de la Universidad y Rectoría,” nos comentó. “Adicional a eso, yo hice muchas actividades para recaudar fondos, abrí una página en internet, hice performance, me fui a hacer teatro en cuanto chinchorro encontré y saqué el dinero y me fui.” Añadió que sin esa ayuda no hubiese podido tener esta experiencia tan enriquecedora.

Esta no fue la primera vez que Anamaris viaja con propósitos de presentar teatro, sin embargo, Argentina representa algo especial para ella pues, nos expresó que le devolvió una ilusión perdida y regresó con más confianza y entusiasmo.

Anamaris pudo sentarse con nosotros a compartir su experiencia y sus sentimientos sobre las oportunidades disponibles para estudiantes de las artes:

N: En síntesis, ¿qué fue lo que más aprecias de esta experiencia, ya sea académica o profesionalmente?

 

A: “Un montón. Compartí con gente que vive del teatro, que tiene un conocimiento teatral bien inmenso, bien elevado. Aprendí mucho teatro. Yo llegué allá con un sinsabor de decir, “Estoy confundida, ¡no sé con qué graduarme!” Y ellos me dieron muchas ideas de cómo mover mi proyecto [de conclusión] hacia otro lugar. El proyecto llegó ahí siendo un proyecto dirigido a un lugar específico en Loíza, el Centro Tau de Ricky Martin. Resulta que decidí cambiarlo porque creo que ya esas personas que están ahí tienen un espacio. Yo decidí cambiar mi proyecto a la ciudad, como un espacio que ya existe y por el que la gente que transita puede beneficiarse, que sea para todo el mundo por igual.”

 

Amplió su respuesta:

 

A: Me había ido en una búsqueda de algo. Llevaba tal vez más de un año y medio o dos años sin dirigir teatro, sólo participando en proyectos más pequeños. Había perdido el ritmo a lo que yo siempre estaba acostumbrada: “Vamos a hacer, vamos a inventar esto”. Lo tenía de verdad bien dormido. Llegué a Argentina con toda esta búsqueda y ver todo lo que pude vivir allí y ver de las cosas que uno es capaz y que uno pierde esa confianza por ‘x’ o ‘y’ razón. Y te puedo decir que regresé de Argentina con esa confianza de vuelta. Eso fue lo más que me llevé de esta experiencia. Llegar con muchas ganas y con este sentimiento de decir, “¿Pero por qué dejé de hacer si la vida se trata de esto?”

 

N: ¿Crees que existen oportunidades para estudiantes de Humanidades que interesen contar con financiamiento para participar en congresos, conferencias, etc.?

 

A: Yo la pude conseguir ahora como estudiante graduada. En mi bachillerato, los viajes que hice eran costeados por mí porque las oportunidades eran menos. Ahora, entiendo que tal vez un estudiante graduado tenga más derecho a esas ayudas porque ya tiene un enfoque mayor que tal vez un estudiante sub graduado […] Me parece curioso e incluso necesario que se financien más proyectos culturales en el recinto. No es que las otras disciplinas tengan más o menos valor que el arte, pero todas de una manera u otra son indispensables para el desarrollo del ser humano en general. Los fondos que le dan a cultura tanto fuera de la universidad como dentro de la universidad son los menos. Hay que romper con esas barreras porque entiendo también que el arte o esa percepción cultural o esa necesidad de que los puertorriqueños vayamos afuera a buscar un conocimiento, y regresar aquí con otros aires, es bien necesario para el crecimiento de uno en lo personal y de lo que uno le va a brindar a los demás como profesional o académico o artista.

 

N: ¿Piensas que un estudiante graduado de la UPR sale de aquí preparado para enfrentar el mundo externo?

 

A: “Claro que sí, totalmente. Creo que la Universidad de Puerto Rico está muy preparada en muchos aspectos y en Puerto Rico hay gente inteligente, en Puerto Rico hay gente preparada, en Puerto Rico hay gente que muchas veces no se ha podido explotar porque a veces el campo podría ser un poco complicado, pero no significa que sea inexistente. Hay que buscar oportunidades, moverse y crear.”

 

Le agradecemos muchísimo a Anamaris por sentarse a hablar con nosotros y le deseamos mucho éxito con su proyecto de conclusión de maestría.

anamaris-espacios