Por: Abimarie Rivera Martínez

Su personalidad agradable, disposición para ayudar a otros y la amabilidad que emerge de su ser, son solo algunas de las particularidades que describen al doctor Kevin Carroll, quien con tan solo 36 años se ha convertido en un sobresaliente investigador del campo translingüístico en Puerto Rico.

Y es que el profesor del Departamento de Estudios Graduados en la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPR), no ha titubeado a la hora de poner manos a la obra para asistir a homólogos, estudiantes, amigos y conocidos en el proceso de comunicación en inglés.

Con un doctorado en Lenguaje, Redacción y Cultura y una concentración menor en Enseñanza de Inglés como segundo idioma de la Universidad de Arizona, una maestría en Educación en Inglés de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez; y un Bachillerato en Educación Secundaria en la enseñanza del inglés “to Speakers of Other Languages” de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto de San Germán, Carroll ha sido pionero en las investigaciones de los contextos bi y multilingüísticos.

Su aportación, dedicación y solidaridad con la comunidad le han permitido asistir a un sinnúmero de personas en la superación de las barreras lingüísticas que nos separan, resultantes de vivir en un país hispanoparlante.

Esta solidaridad que le distingue se remonta a sus años de estudio en San Germán, donde asistió a un compañero en la práctica del inglés en busca de aprobar el USMLE Step 1,2,3, exámenes que conducen a un estudiante a tomar la licencia como médico en Puerto Rico y Estados Unidos. Con el pasar de los años su misión acrecentó y con el mismo ímpetu ayudó a un amigo estudiante de medicina en la República Dominicana en vías de mejorar sus destrezas gramaticales en inglés. No obstante, tras varios intentos, no logró revalidar como galeno.

Fueron precisamente estos escenarios los que le llevaron a adentrarse en la investigación que próximamente iniciará titulada: “El rol del lenguaje en el estudio de la medicina en Puerto Rico”. Pese a no haber iniciado aun, esta cuenta con el aval de colegas y estudiantes de la escuela de medicina del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

Aunque por años se ha cuestionado la veracidad de estas pruebas y la preparación que reciben los alumnos en Puerto Rico y en el extranjero para enfrentarse a este tipo de examen, el filólogo apuesta a que esta situación se debe más bien a las dificultades que muchos aspirantes a la carrera de medicina confrontan con el inglés y al miedo que la inmensa mayoría le tiene a hablar y practicar el idioma.

Aun cuando los postulantes a doctores en la Isla tienen como opciones tomar la reválida en español, administrada por la Junta de Licenciamiento y Disciplina Médica de Puerto Rico, o en inglés, diseñada y utilizada en los Estados Unidos, la tasa de fracaso ha sido desproporcionada en los últimos 10 años.

Carroll atribuye este resultado a la falta de una educación que fomente la otorgación de los cursos de inglés a nivel escolar en dicho lenguaje, pues en la actualidad las estadísticas apuntan que los jóvenes no obtienen las destrezas gramaticales correspondientes para dominar ambos idiomas.

En ese aspecto, el pedagogo comentó que el uso del español en los planteles de Puerto Rico debe ser uno estratégico, sin perder de vista la enseñanza del inglés. Pues durante décadas este idioma se ha visto “como un problema en las escuelas públicas”, mientras que las instituciones privadas han encontrado en este un recurso beneficioso y enriquecedor para el estudiantado.

La investigación tiene como finalidad otorgarles a los profesores las herramientas necesarias para preparar a sus adeptos y que estos revaliden el examen en su primera oportunidad. Para explicar la situación que a menudo experimentan los estudiantes en los cursos universitarios, el investigador utilizó como ejemplo el problema de centros educativos denominados como especializados como lo es el caso del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM). Y es que muchos de los instructores de este recinto son extranjeros que no dominan español ni inglés, por lo que al momento de impartir los cursos pierden de vista que parte de su rol es atender las necesidades del estudiantado. En ese sentido, el académico admitió que las evaluaciones a los profesores son importantes, pues establecen un mecanismo en el que la administración universitaria puede saber si sus empleados son eficientes o no enseñando.

El exdirector del Departamento de Inglés del RUM espera iniciar su investigación a principios de este año, publicar sus hallazgos en revistas especializadas y desmentir la teoría que afirma que el uso del spanglish en el salón de clases y en la cotidianidad, es perjudicial en el desarrollo lingüístico de los seres humanos.

Asimismo, espera que el cúmulo de experiencias adquiridas en su amplia carrera profesional, como la obtenida en Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, y ciudad en la cual impartió cursos de inglés a nivel subgraduado como profesor visitante, le sirvan en el desarrollo de su investigación.

El también escritor sostuvo que su gestión redundará en el mejoramiento de los cursos preparatorios para la toma de los exámenes necesarios para estudiar medicina y graduarse como doctor y en un desempeño superior por parte de los profesores universitarios en la enseñanza del idioma anglosajón en las aulas. “Veo el inglés como una oportunidad de abrir puertas a otras personas, especialmente a los estudiantes de medicina de Puerto Rico”, concluyó.

Noticias y convocatorias