Introducción

El Decanato de Estudios Graduados e Investigación (Degi), en cumplimiento con las encomiendas que le asignan la Certificación 761 que lo crea y otras, comenzó en el año académico 2004-05 continua en el año académico 2005-06 un proceso de evaluación de las unidades de investigación. Es la primera vez que se evalúan las unidades como un todo y sistemáticamente. El foco principal de la evaluación será la actividad de investigación que se realiza en las unidades, su calidad, productividad y rol en relación a la misión y plan estratégico del Recinto de Río Piedras.

En la primera ronda, año 2004-05, se evaluaron las unidades adscritas a la Rectoriá y a las facultades. En la segunda ronda, año 2005-06, se evalúan aquéllas adscritas a escuelas y departamentos.

La actividad de investigación se concentra e intensifica en las unidades de investigación -centros, institutos, seminarios- para apoyar y complementar a departamentos, facultades o escuelas; crear nuevo conocimiento; explorar nuevas formas de relacionar los saberes; facilitar la colaboración entre investigadores; desarrollar propuestas que impacten la sociedad, las disciplinas, la economía o la política pública, entre otros; estimular el desarrollo comunitario; y acrecentar el desarrollo, transferencia y comercialización de nuevas tecnologías y nuevos productos. Desde su pespectiva más amplia, estas unidades facilitan y promueven la investigación y su divulgación, mediante publicaciones, seminarios y conferencias; ofrecen oportunidades adicionales a estudiantes subgraduados, graduados y postdoctorales tanto como a profesores e investigadores; y estimulan el intercambio entre investigadores de todas partes. Es deseable que aprovechen sus recursos y facilidades para atraer fondos extramurales y así aumentar la capacidad y alcance investigativo de las unidades y el Recinto. La investigación que se produce en las unidades, finalmente, encabeza y también completa el perfil de una universidad de investigación de reconocimiento internacional.

El DEGI entiende que las unidades institucionales necesitan auto-evaluarse periódicamente para mejorar su desempeño y repensar sus perfiles, misiones y prioridades. Al evaluar las unidades de investigación del Recinto, aspiramos a definir nuestras áreas de investigación cada vez con más claridad, identificar nuevas oportunidades y así aumentar la cantidad y calidad de la investigación, aportar al desarrollo de nuestro país y mejorar la educación que impartimos, tanto a nivel subgraduado como graduado. Esta evaluación nos permitirá aclarar dónde estamos y hacia dónde queremos dirigirnos como universidad de investigación.

1Certificacion Núm. 76, Senado Académico, Año 1988-1989; Certificaciones Núm. 199, Año 1980-81 y Núm. 115, Año 1990-91, Consejo de Educación Superior.