Centros de capacitación

El Centro para la Excelencia Académica (CEA) se dedica a la capacitación de los docentes, estudiantes y la comunidad universitaria en general. Se encuentran ubicados en Plaza Universitaria y sus servicios se están ofreciendo a distancia las actividades educativas. Sus ofrecimientos incluyen: Módulo en línea para profesores nuevos: Módulo Comités de Personal; Prevención de hostigamiento sexual; Módulos de la Ley 238 – (8 módulos); Capacitación en evaluación del aprendizaje estudiantil; Certificado en construcción de ambientes virtuales; Programa de capacitación en tecnologías para fortalecer los procesos de enseñanza-aprendizaje; entre otros. Para más información, utilice el siguiente enlace: https://cea.uprrp.edu.

La Red Graduada cuenta con una serie de equipos electrónicos y audiovisuales disponibles (computadoras portátiles, tabletas, proyectores digitales, cámaras de vídeo y webcams, grabadoras digitales, pizarras electrónicas interactivas, dispositivos de edición y ciertos accesorios) para los estudiantes realizando proyectos de investigación y otras actividades académicas. Ante la pandemia del COVID-19 se redujo la utilización de sus espacios, pero puede realizar una cita en su página electrónica: https://www.upr.edu/gradnet/. Debe tomar las medidas de precaución requeridas, tales como el uso de la mascarilla obligatorio en todo momento y utilizar el “hand sanitizer” disponible en el edificio. Debe estar pendiente a su página y las redes sociales oficiales del programa par su oferta de webinars en temas tan variados como “Introducción a Google Forms”, “Análisis de datos cualitativos: Fundamentos y métodos”, “Introducción a Microsoft Forms: Un enfoque aplicado”, entre otros.

El Centro para el Desarrollo de Competencias Lingüísticas (CDCL) continuará ofreciendo servicios de apoyo académico a todos los estudiantes del Recinto de Río Piedras en las áreas de redacción, investigación, lectura y pensamiento crítico, y producción oral tanto en inglés como en español. Durante el periodo de emergencia, estarán recibiendo sus escritos de forma virtual dirigida al desarrollo de las competencias de redacción y pensamiento crítico. En este intercambio digital, los tutores identifican áreas de dificultad y facilitan herramientas para mejorarlas. Además, ofrecen retroalimentación para fortalecer diferentes aspectos de la redacción, tales como coherencia, claridad, precisión, ortografía, gramática, formato, etc. Información contacto: , facebook.com/cdcluprrp, instagram.com/cdcl.uprrp y generales.uprrp.edu/competencias-linguisticas.

Entrevista a Marilyn R. Torres Encarnación

Entrevista a Marilyn R. Torres Encarnación.
19 de febrero del 2020
Por: Lyssa C. Gerena Casanova

¿Quién es Marilyn Torres? Mi nombre es Marilyn Torres Encarnación. Yo estudié mi bachillerato en la Universidad de Puerto Rico Recinto, de Rio Piedras en Mercadeo y me gradué en mayo del 2019. Actualmente me encuentro haciendo mi Maestría en Administración de Empresas (MBA). He participado en el internado de MIDAS.

¿Qué te motivó a escoger a la Universidad de Puerto Rico como la alternativa para realizar tu bachillerato? La seleccioné por el prestigio y porque es la universidad que contaba con las acreditaciones necesarias para lo que estoy estudiando. La AACSB. La verdad es que la UPR siempre fue la opción, yo entré por Ingeniería Mecánica.

El primer semestre comencé con las matemáticas, las pasé pero lo odié. No me gustaba. Cuando estaba en el segundo semestre, en la segunda clase de Química, me di de baja de todo y comencé a coger clases en Administración de Empresas. Exploré varias alternativas y me di cuenta de que lo que más me gustó fue el Mercadeo. Esto es gracias a la Profa. Mayra Pérez quien hizo que me enamorara de la clase de mercadeo. Su clase fue muy práctica y eso me encantó.

Háblame de esa clase. Tú ponías en práctica rápido lo que estabas aprendiendo en ella. Mi primera clase con esa profesora fue luego del huracán María en el 2017 y, a causa de esto, la profesora cambió todo lo que estaba establecido para la clase y nos asignó un proyecto que impactara a un negocio que hubiese sufrido daños por María. Nosotros fuimos a ayudar en lo relacionado al mercadeo. Escogimos a Café Comunión, que iba a abrir antes de María. Toda la infraestructura frontal del local era de cristal y se la llevó el huracán. A ellos los asesoramos.

¿Qué te llevo a pensar que tenías las cualidades para participar en el internado de Fogueo Laboral? Leí las posibles cosas que nos podían poner a hacer allí. Uno usualmente sale de la universidad solamente con lo teórico, pero yo sentía que tenía lo práctico gracias a esas clases que había tomado, porque realmente no estaba aprendiendo solamente, si no que estaba poniendo en práctica mis conocimientos mientras aprendía. No solo tenía conocimiento de cómo se hacían las cosas según los libros, también sabía cómo se hacían en la realidad. Además de eso, estuve en el internado de MIDAS, el cual me ayudó a desarrollar las fortalezas y habilidades necesarias para resolver diferentes situaciones. Dejaron que yo tuviese responsabilidades y que manejara mi propio tiempo. Eso me ayudó a confiar en mí y a saber que podía participar en el internado de Fogueo Laboral de Santander.

¿Cómo te enteraste de la existencia de este internado? Yo me enteré del Programa de Enlace FAE porque ellos tienen unos formularios que te dicen a cuál concentración va dirigida la convocatoria, cuál es la compañía, si es con paga, si es a tiempo parcial y tal. Ellos te dan la información de todo. Solicité en línea y al tiempo me llamaron para dejarnos saber que había sido pre-seleccionada.

Proceso de solicitud. Me llamaron por teléfono, me hicieron una pequeña entrevista por vía telefónica, luego fui a la primera entrevista en uno de sus edificios que fue con Recursos Humanos. Tan pronto salí, me dijeron que fuera para el otro edificio a entrevistarme con quien iba a ser mi jefe. Todo fue el mismo día. La persona que me entrevistó fue el director del Departamento de Banca Rite.

¿Cuántas horas hiciste diarias? 7 horas diarias.

¿Qué tareas realizaste allí? Lo que más me gustó fue que me pusieron a hacer de todo un poco porque originalmente yo iba a estar en un área, pero la gerente de esa área estaba de vacaciones cuando yo empecé y me pusieron con otra que era del área de innovación. Me pusieron a desarrollar estrategias para cumplir con unas metas que tenía establecidas el banco. Yo les sugerí estrategias, y luego me encargaron a mí todos los procedimientos de la que aprobaron. Esto me ayudó mucho a entender cómo se daban los procedimientos de las aprobaciones en los bancos. Conocí diferentes industrias. Todo partiendo desde la base del mercadeo, la cual aplica acorde al tipo de cliente al que está dirigida.

¿Qué fue lo más que te gustó hacer allí? Hablando desde mi experiencia personal, siempre me trataron como un profesional más y no como una estudiante, y me daban responsabilidades según mis capacidades; se fijaron en aquello en lo que yo era buena, me dieron distintos trabajos y me llevaron a las reuniones. Me hicieron presentar las iniciativas que yo había desarrollado frente a los otros gerentes del banco. Esto fue muy gratificante porque me buscaron trabajos que ellos de verdad necesitaban y me ponían a realizarlos. Nunca me sentí intimidada por la experiencia o preparación de los gerenciales gracias al ambiente cooperativo y agradable que crearon mis compañeros de trabajo.

¿Cómo te ayudó en tu desarrollo profesional? Me ayudó a desenvolverme con otras personas pues a veces suelo ser tímida. También, incentivaron que le diera valor a mi trabajo porque me hicieron sentir cómoda con lo que yo hacía. Fueron muy receptivos en el proceso, pues tenía una constante retroalimentación sobre la labor realizada.

¿Qué le dirías a los estudiantes que están dispuestos a participar en este internado? Que soliciten y yo personalmente les diría que si eres de Mercadeo pide en el Departamento de Banca Rite. No tengan miedo porque a mí al principio me intimidó ver que eran personas con tanta experiencia y conocimiento, pero ellos están dispuestos a enseñarte de lo que saben. Me gustó mucho.

¿Qué podemos esperar de Marilyn en el futuro? Me encantaría saber, pues tengo dos caminos a seguir y no sé cuál de ellos seguir. Quiero continuar con mi maestría para tener alguna posición gerencial con el conocimiento para poder sustentarlo. Quiero ir creciendo dentro de una misma compañía. También, quiero trabajar con mi esposo quien es programador y diseñador gráfico. Nosotros trabajamos lo que son las redes sociales y aspiro a poder trabajar en este negocio pues yo soy la encargada del aspecto administrativo. No sé si terminaré trabajando en lo que siempre pensé o si me dedicaré a este negocio familiar.

Ledward Blanco Pérez

Entrevista a Ledward Blanco Pérez.
19 de febrero del 2020
Por: Lyssa C. Gerena Casanova

 

leward-blanco

¿Quién es Ledward Blanco? Mi nombre es Ledward Blanco. Soy del pueblo de Lajas; tengo un bachillerato en Finanzas de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Me mudé a San Juan para continuar creciendo en el ámbito laboral y personal. En el área de San Juan resulta más fácil realizar estas metas, pues hay más oportunidades en estos campos que en el área oeste. Comencé mi maestría en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras en el área de Administración de Empresa con concentración en general. Tan pronto entré al recinto, solicité al Programa de Experiencias Académicas Formativas (PEAF), y cuando vi la oportunidad de participar en el Fogueo Laboral, sometí mi solicitud. Actualmente trabajo en la Base Militar en Guaynabo. Me gusta mucho la música y me gusta leer, sigo aprendiendo todo lo que pueda, estoy contento con la oportunidad que me han dado aquí en San Juan.

¿Qué te llevó a escoger a la Universidad de Puerto Rico para continuar tus estudios graduados? El prestigio, pues entiendo que la Universidad de Puerto Rico es la más prestigiosa de toda la isla aparte de que cuenta con las acreditaciones necesarias. También, quería darme la oportunidad de estar en un lugar diferente pues necesitaba otros conocimientos y estar rodeado de profesores con otro punto de vista, lo cual ha sido muy interesante.

¿Qué te motivó a estudiar Administración de Empresas? Siempre me ha gustado la inversión, el poder expandir el dinero. En las Finanzas sabía que podía lograr eso, y luego de estudiar Finanzas quería buscar algo que fuese más amplio, un lugar donde pudiese tener conocimiento de todas las áreas, por eso estoy en Administración de Empresas. Aunque solamente llevo un semestre y medio en la maestría, ya hemos visto contabilidad, mercadeo, un poco de finanza. Mis sueños son infinitos y desearía ser CEO de una compañía importante. Busqué información y la mayoría de los CEOs tenían esto, una maestría en administración de empresas. Me gusta mucho lo que hago y lo que he aprendido.

¿Usted es participante del Programa de Experiencias Académicas Formativas (PEAF)?

Sí, actualmente soy “Teacher Assistant” del Dr. Justin Paul y Pedro González Cerrud. Yo lo solicité desde que comencé la maestría y fui a la orientación. Recibí un correo electrónico por parte de la secretaria de la facultad de Administración de Empresas, quien me notificó que había sido seleccionado y me proporcionó la información necesaria para completar mi contratación. Me aclaró que esto es una búsqueda.

Hablemos de tu participación en el Fogueo Laboral. ¿Qué te llevo a pensar que estabas cualificado para ser partícipe de este internado? Soy una persona responsable, competitiva, alguien a quien le gusta trabajar en equipo. También me gustan los retos. Vi el programa de Fogueo Laboral como un reto que quería alcanzar, y cuando participé decide dar lo mejor de mí en cada entrevista a la que fui. Gracias a Dios se me dio la oportunidad.

¿Cómo fue el proceso de solicitud? Me enteré de Fogueo Laboral por medio de la página de la Universidad. Yo había olvidado que había solicitado para eso porque yo lleno todas las solicitudes que me llegan. Pasaron al menos tres meses cuando me llamaron para notificarme que había sido seleccionado. Ellos me llamaron a la entrevista a principios de noviembre y como a las dos semanas me llamaron para que comenzara en el programa, pero yo no podía empezar directamente porque ya tenía un compromiso.

¿Cómo fue el proceso de entrevista? Fueron dos entrevistas, primero con el Departamento de Recursos Humanos para conocer si estaba cualificado para la segunda entrevista. Entonces, la segunda fue en el Departamento de Enterprise Management con la directora, quien nos hizo preguntas más profundas, ya que Recursos Humanos realizó las preguntas básicas relacionadas con el comportamiento.

¿Cómo te preparaste para la entrevista? Leyendo. Busqué en internet las formas de cómo prepárame para una entrevista, y pienso que es la mejor alternativa. Traté de seguir los consejos que encontré buscando en Google, enfocándome en la esencia de la contestación de cada uno, y tratando de adaptar cada consejo a aquello que me sería útil. También, escuché un podcast de personas de alto rango de Recursos Humanos, donde decía qué era lo que ellos esperaban de una respuesta, y que sus expectativas no eran que lo supieras todo. Destacando que ellos quieren ver cómo te desenvuelves a la hora de una entrevista y si por lo menos llegas a contestar todas las preguntas que ellos te hacen.

¿Cuánto tiempo duró en este internado? Estuve 11 semanas. En total son 200 horas. Por mis otros trabajos y compromisos trabajé 5 horas diarias.

¿Qué tipo de tareas llegaste a utilizar? Una de las tareas que se me asignó fue crear un “dashboard” para el equipo de Porfolio Managment con la información de los riesgos de la compañía. Yo debía buscar la forma de presentarlo todo en una sola página donde se reflejaran el tipo de riesgo y el departamento correspondiente. Ellos en todo momento me dieron retroalimentación. Esto se lo presenté a una de las personas de alta posición en la compañía. Hice una encuesta para los empleados. Ellos quedaron complacidos.

¿Qué tarea te gustó más hacer? Me gustó mucho cuando trabajé con el Bloomberg Terminal; también fue muy útil debido a que el profesor con el que estoy trabajando como asistente me pidió que aprendiera a utilizar esta alternativa.

¿Cómo fue su experiencia con el personal del Santander? Todavía mantengo contacto con ellos, me ayudan y me envían información sobre diversas herramientas con las cuales trabajé. Me envían noticias. Fue un tremendo equipo, me dieron un regalo de parte de la compañía: una botella de vino y un queso manchego. También me llevaron a comer, lo cual hizo que fuese una buena experiencia.

¿Cómo contribuyó esto a tu desarrollo como profesional? Pienso que experiencias como el internado son muy buenas para los estudiantes que no tienen ningún tipo de experiencia y se ven muy bien en un resumé. Aunque no es un trabajo en sí, el proceso de entrevista fue enriquecedor. Todo lo que sea proceso de entrevista te ayuda a desenvolverte más fácil. También, es importante destacar que yo tenía mi propio cubículo, computadora y hasta un username. Incluso, en la identificación del teléfono de la compañía cuando llamaba a alguien salía mi nombre.

¿Qué le dirías a los estudiantes que están dispuestos a participar en el internado? Que soliciten, en especial aquellos que aún no tienen una experiencia laboral, esto nos ayuda a crecer y a crear conexiones dentro del mundo empresarial específicamente en el área en la que te quieres desarrollar. ¡NO TENGAN MIEDO! Aunque les digan que no, el proceso de entrevista es una excelente experiencia que en un futuro les podría ayudar. Trabajarás como si fueses un empleado más de la compañía, te harán sentir como parte del Banco Santander. Nunca vas a recibir un rechazo, solamente recibirás ayuda de todas las personas con las que te rodees.

call-me-by-your-name

The thing about Luca Guadagnino is he takes all the dearthy prudence that makes up the surface of your commodity-stricken life, and without making you feel particularly bad about it, he graces you with nature’s effervescence. Whether by counterpointing music and visual symbolism, innocence and experience (the fruits of the two seasons, Blake called them), or wit and melancholy, he will spring clean your brain if you let him. He will summon the emptiness out of the contradiction: the only antidote. He will draw you unto that dangerous tile at the center of soul, where its original commitments may yet be perceptible.

This is no less true of the masterpiece that is Call Me by Your Name. Most scenes are laden with ominous airs of nostalgia—of youth looked back on, always in danger of spilling over—but they are also light enough that they manage to tell its viewers: “that’s right, this is how you’re supposed to be living your life, and if you’re not, then go change things around, because things are, in fact, real, and things are, in fact, serious, and therein lies the interesting bit.”

In the end we are left with a perfectly updated celebration of that Ancient Greek spirit of Heraclitus and Parmenides, of the last movement in Plato’s Symposium, where the two wandering halves of the soul have already managed to meet in beauty’s fleeting threshold, and where their love must now sublimate into virtue.