Políticas académicas

Exámenes finales

Los exámenes finales en todos los cursos serán por escrito a menos que la naturaleza del tema lo impida o que el decano de la facultad correspondiente autorice otro tipo de examen. El profesor juzgará el trabajo llevado a cabo por el estudiante. Para evaluar el trabajo del estudiante, el profesor podrá utilizar los métodos que le parezcan más apropiados, siempre y cuando puedan probar su objetividad en la determinación de las notas.

Los exámenes finales se ofrecerán en las fechas indicadas en el calendario del semestre y sólo se podrán cambiar con la autorización del decano correspondiente y la Oficina del Registrador. Esta regla se aplicará en el caso de los exámenes finales que cubran sólo parte del curso. En casos excepcionales y totalmente justificados, el profesor solicitará la autorización para cambiar la fecha y observará las reglas pertinentes. 
Como regla general, el estudiante no tomará más de dos exámenes finales en el mismo día. Los profesores tendrán un límite de cinco días después del período de exámenes para entregar las notas finales al Registrador.

Períodos de repaso

Estos períodos están diseñados para que los estudiantes se preparen adecuadamente para sus exámenes finales, por lo tanto, no se utilizarán para otros propósitos.

Asistencia a los exámenes finales

El estudiante que falte a un examen final debidamente anunciado por la Universidad recibirá una nota de cero o “F” en dicho examen. Si, durante la semana después del período de exámenes, justifica su ausencia, el decano de la facultad puede dar autorización para que se le dé un nuevo examen que se ofrecerá durante el semestre siguiente.

Retención de exámenes

Los exámenes finales o su equivalente, que se han corregido pero no han sido devueltos a los estudiantes, serán retenidos por el profesor por un semestre en caso de cualquier reclamación.