Plan de Avalúo de Aprendizaje

¿Qué es el avalúo del aprendizaje? El avalúo o assessment del aprendizaje es un método utilizado para hacer inferencias acerca del aprendizaje de los estudiantes. El propósito principal del avalúo es comprender y mejorar el aprendizaje estudiantil. Para lograr este objetivo es necesario desarrollar expectativas claras que enuncien qué esperamos que nuestros estudiantes aprendan como parte de su experiencia de estudios graduados. La práctica del avalúo del aprendizaje requiere de un proceso continuo y sistemático de recolección, análisis, e interpretación de datos, que corroboren en qué forma la ejecutoria de los estudiantes se compara con nuestras expectativas. Este proceso no aspira a que nos convirtamos en evaluadores expertos sino que sobrepasemos el ámbito de la intuición y la conjetura, y adoptemos una postura de búsqueda y análisis para evidenciar lo que está ocurriendo con el aprendizaje. De este modo, podemos obtener resultados que faciliten la toma de decisiones informadas.

Además de servir como una brújula en el proceso de enseñanza y aprendizaje, el avalúo abre un foro de participación y crecimiento para el profesorado en materias académicas, y contribuye a fomentar la comunicación entre el personal docente y la gerencia universitaria. Por último, el avalúo del aprendizaje cumple con la responsabilidad ineludible de evidenciar nuestros logros ante la comunidad universitaria, las agencias acreditadoras y la sociedad, ya que el aprendizaje es la meta fundamental de las instituciones educativas.

El vector principal del avalúo del aprendizaje es el estudiante graduado. El avalúo del aprendizaje es un proceso que nos conduce hacia la excelencia pues permite la reflexión, sustentada con datos, sobre el aprendizaje y, de ser necesario, generar los cambios que garanticen que el estudiante graduado aprende y desarrolla las competencias que indica el perfil del egresado. El avalúo del aprendizaje permite medir y mejorar la efectividad de la institución y evidenciar ante el público los logros institucionales.

Este proceso ayuda a mejorar la efectividad institucional al:

  • Identificar las necesidades académicas de los estudiantes
  • Evaluar y mejorar la calidad de los servicios académicos
  • Crear una cultura de autoanálisis y compromiso con la misión institucional
  • Proveer datos para la planificación y toma de decisiones

El avalúo del aprendizaje ayuda a evidenciar ante el público los logros institucionales al:

  • Mostrar los logros ante las agencias acreditadoras y las organizaciones profesionales
  • Identificar y responder a las necesidades del entorno social
  • Mejorar el prestigio y la proyección de la institución
  • Permitir una toma de decisiones informada

El avalúo del aprendizaje se puede organizar de maneras diferentes, dependiendo del enfoque operacional y académico que tenga la institución para llevarlo a cabo. Sin embargo, el procedimiento es esencialmente el mismo y se puede representar como un ciclo. El avalúo del aprendizaje debe contemplar en su diseño, como mínimo, las siguientes fases:

  1. Tabular, analizar e interpretar los resultados para evaluar cómo nos encontramos en el logro de los objetivos de aprendizaje.
  2. Llevar a cabo los cambios recomendados, delimitar acciones transformadoras e integrar los hallazgos y recomendaciones al plan de desarrollo del programa para completarlos en un plazo definido.
  3. Definir de manera medible las competencias que se vayan a avaluar o los objetivos del aprendizaje, de acuerdo al perfil del egresado del programa.
  4. Utilizar herramientas disponibles o desarrollar nuevas estrategias para avaluar el aprendizaje de los estudiantes.
  5. Evaluar el aprendizaje utilizando los métodos e instrumentos seleccionados.

Cada vez que se implantan las acciones transformadoras basadas en los resultados de un plan, se completa un ciclo. Por eso se dice que, si las acciones no se llevan a cabo, aunque el informe se entregue, el ciclo se queda abierto y el avalúo no cumple con su cometido. Es importante ser consecuente tanto en el desarrollo del plan, como en la implantación y la utilización de los resultados, porque los datos generados por el avalúo tienen un valor efímero. Las prácticas, intervenciones y acciones que se realicen como parte de la implantación de los resultados, deben ser evaluadas para explorar su efectividad. Por eso la implantación del avalúo debe ser continua e ininterrumpida, no episódica.

El avalúo del aprendizaje es una responsabilidad académica y fiscal que posee toda institución de educación superior. Aunque las normativas institucionales y las agencias de acreditación externa lo requieren, el compromiso con el avalúo debe partir de la institución. Los resultados de este proceso se utilizan para mejorar la eficiencia administrativa de los programas y la calidad de sus servicios académicos, de manera que las distintas unidades contribuyan con el cumplimiento de la misión institucional.

Consciente de su responsabilidad de “promover, facilitar y coordinar la evaluación periódica de los programas graduados y los centros de investigación” (Certificación 76 de 1988-89), el Decanato de Estudios Graduados e Investigación diseñó el Plan de Avalúo del Aprendizaje Graduado, el cual se enmarca dentro del Plan de Evaluación de los Programas Graduados.

Las políticas académicas vigentes relacionadas con el avalúo del aprendizaje son las siguientes:

  • El avalúo es uno de los requisitos de acreditación de la Middle States Commission on Higher Education, según expresado en el documento Characteristics of Excellence in Higher Education: Standards for Accreditation. Por tal motivo, el Consejo de Educación Superior y el Senado Académico han reconocido la necesidad de oficializar la implantación del avalúo del aprendizaje mediante certificaciones que estipulan las bases legales de dichas gestiones.

Paso 1: Definamos “visión”

Kauffman y Hernan (1991) definen la visión como la imagen clara o planteamiento escrito de cómo se espera que luzca la organización en un punto futuro en el tiempo. Una gran parte de los planteamientos de ‘visión’ incluyen algunos aspectos relacionados con los siguientes elementos:

  • los valores, ethosy la razón de ser del programa
  • una proyección de futuro
  • referencia al servicio a ofrecerse a los usuarios

Los valores, ethos y razón de ser del programa, describen su ideología. Estos pudieran incluir aspectos tales como el compromiso social, la producción de conocimiento, el bienestar del medio ambiente, la preservación y el desarrollo cultural, entre otros.

La proyección de futuro es una frase que describe el porvenir del programa de éste alcanzar su mayor ambición. Para identificar el componente estratégico que habrá de definir su porvenir, el programa debe enfocarse en aspectos que desee convertir en sus características cardinales, como por ejemplo un área de interés única (un nicho) o unas áreas de especialización. También pudiera proponer robustecer algún aspecto que aún no se domina pero que necesita mejorar para lograr la excelencia, como el área de servicios, la investigación o la docencia. Alternativamente, pudiera proponer expandir alguna frontera como, por ejemplo, mejorar la internacionalización, cumplir con un deber o una necesidad social, satisfacer la necesidad de profesionales especializados en un área particular, posicionarse o destacarse regional o internacionalmente.

La referencia al servicio exalta la importancia que la prestación de servicios a estudiantes, profesores y público en general tiene para el programa. Habiendo definido lo que la visión es, aclaremos lo que la visión no es:

  • La visión no es un enunciado que define solamente la función del programa en términos de profesionales. Ese es el propósito de la misión.
  • La visión no necesita justificarse con oraciones explicativas acerca del entorno o haciendo referencia a autoridades externas. Comienza con una afirmación.

En aras de proveer al programa cierta estabilidad, es importante que al escribir el planteamiento de la visión el programa llegue a un consenso acerca de dónde quiere encontrarse en un futuro dentro de un plazo de tiempo razonable, que debe ser no mayor de diez años, ni menor de cinco. Esta imagen dotará al programa de un sentido de dirección, es decir, precisará hacia dónde se encamina en términos de planificación estratégica independientemente de los cambios administrativos y enmiendas a los planes de trabajo que puedan surgir en el camino. El planteamiento de la visión podrá así ayudar a clarificar muchas interrogantes futuras en momentos cruciales de toma de decisiones.

Paso 2: Alineemos la visión del programa con la del Recinto

La visión del programa debe armonizar con la Visión y el Plan Estratégico del Recinto. De esta manera se deduce que su cumplimiento contribuye a alcanzar la Visión del Recinto.

Visión universidad

Visión del programa

Una comunidad universitaria, de marcado carácter doctoral y dotada de recursos de primer orden, dedicada a la investigación, la creación y la diseminación del conocimiento; comprometida con la formación integral del estudiante y su aprendizaje de por vida; y reconocida por la excelencia de su contribución al desarrollo y al enriquecimiento intelectual de la sociedad puertorriqueña, caribeña y mundial.

 

Paso 3: Corroboremos la validez de nuestra visión

Para demostrar la validez de una visión es necesario que cumpla con los siguientes condiciones:

  1. Estar fundamentada en un análisis ponderado acerca de las fortalezas y debilidades del programa.
  2. Resaltar alguno de los tres elementos principales mencionados en la definición de visión provista en el módulo.
  3. Ser factible en un tiempo razonable dada las condiciones actuales del programa y su entorno.
  4. Estar enmarcada dentro de la visión y el plan estratégico del Recinto.
  5. Haber sido aprobada por los miembros del programa y contar con el visto bueno del Decano de Facultad. (Si al momento de la emisión del certificado de finalización del módulo la visión no ha sido aprobada oficialmente por estos miembros, el programa debe proveer en su defecto, un plan de acción con una fecha límite para su aprobación).
  6. Recibir el visto bueno del Decanato de Estudios Graduados e Investigación.

Paso 1: Definamos “misión”

La misión es la afirmación que define el propósito de la organización, describe su cometido. Por ejemplo, los centros de investigación tienen el propósito de producir nuevo conocimiento. En el caso de programas académicos graduados, la misión se define en términos de la formación académica de los futuros expertos en la disciplina. Por lo general, los planteamientos de ‘misión’:

  • Definen el propósito de la organización tanto para sí mismos como para el público que atienden.
  • Describen cómo lo hacen.
  • Mencionan por qué lo hacen.

Definir el propósito es tan sencillo como decir a qué nos dedicamos (e.g. hacer zapatos, proveer servicios médicos, formar arquitectos).

Describir cómo lo hacemos, sin embargo, es algo más complejo. Para esto es conveniente mencionar nuestras áreas fundamentales de competencia, como por ejemplo, las áreas de especialización, las líneas principales de investigación o aquella particularidad que hace al programa único. Además se puede hacer referencia al enfoque académico del programa investigativo o profesional. (e.g. Formar arquitectos en paisajismo y restauración mediante un enfoque dual que integra la investigación aplicada y la práctica profesional.)

Para mencionar el porqué valdría identificar algunos de nuestros valores, como por ejemplo, el compromiso con la excelencia, la calidad de vida, la contribución al campo del saber, la internacionalización o el servicio. (e.g. El programa de Arquitectura tiene como misión formar arquitectos en paisajismo y restauración, conscientes del impacto que tienen los espacios arquitectónicos en la preservación de la cultura y la calidad de vida de los habitantes, mediante un enfoque dual que integra la investigación aplicada y la práctica profesional.)

Toda vez que la misión establece la relación entre la capacitación de estudiantes, la producción de conocimiento y el servicio a la comunidad, sienta las bases del diseño curricular y el funcionamiento del programa. Habiendo definido lo que la misión es, aclaremos lo que la misión no es:

  • La misión no es un enunciado que define las aspiraciones futuras del programa. Ese es el propósito de la visión.
  • La misión no es una meta. Las metas se enfocan en componentes o aspectos particulares. La misión es de carácter general y abarca la totalidad del programa.
  • La misión no debe representarse como una lista de objetivos. Es una afirmación concisa que encierra en sí misma el propósito principal del programa.

Es importante que el programa cree el planteamiento de la misión mediante consenso. Dicho planteamiento debe reflejar el carácter industrioso del programa. Si la visión contesta “hacia dónde vamos”, la misión debe contestar “cómo llegamos”. Si la visión se proyecta hacia el futuro, la misión se debe centrar en el momento presente. Esta afirmación dotará al programa de un sentido de identidad que reiterará su esencia frente a los cambios administrativos y enmiendas a los planes de trabajo que pudieran surgir en el camino. Una misión bien esbozada podrá ayudar a aclarar muchas interrogantes en momentos cruciales de toma de decisiones.

Paso 2: Alineemos la misión del programa con la del Recinto

La misión del programa debe armonizar con la Misión del Recinto, según aparece en la Certificación 67, 1989-90, del Senado Académico. De esta manera se deduce que su cumplimiento contribuye a alcanzar la Misión del Recinto.

Misión universidad

Misión del programa

  

Paso 3: Corroboremos la validez de nuestra misión

Para demostrar la validez de una misión es necesario que cumpla con los siguientes condiciones:

  1. Estar fundamentada en un análisis ponderado acerca de las fortalezas y debilidades del programa.
  2. Resaltar alguno de los tres elementos principales mencionados en la definición de misión provista en el módulo.
  3. Armonizar con la misión del Recinto
  4. Haber sido aprobada por los miembros del programa y contar con el visto bueno del Decano de Facultad. (Si al momento de la emisión del certificado de finalización del módulo, la misión no ha sido aprobada oficialmente por estos miembros, el programa debe proveer en su defecto, un plan de acción con una fecha límite para su aprobación).
  5. Recibir el visto bueno del Decanato de Estudios Graduados e Investigación.

presente. Esta afirmación dotará al programa de un sentido de identidad que reiterará su esencia frente a los cambios administrativos y enmiendas a los planes de trabajo que pudieran surgir en el camino. Una misión bien esbozada podrá ayudar a aclarar muchas interrogantes en momentos cruciales de toma de decisiones.

Estos enlaces se ofrecen con fines informativos y educativos solamente. Los mismos no constituyen un respaldo o aprobación de la Universidad de Puerto Rico del contenido o de los puntos de vista de los materiales que contienen los enlaces. Los materiales que contienen dichos enlaces externos son la opinión de su(s) respectivo(s) autor(es) y no son declaraciones de asesoramiento, opinión, respaldo, o información de la Universidad de Puerto Rico. La Universidad de Puerto Rico no se responsabiliza por el uso, exactitud, legalidad o contenido del sitio externo o de enlaces posteriores.

Comunicación efectiva

  • Rúbrica de Comunicación Escrita e Investigación Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras, Oficina de Evaluación del Aprendizaje Estudiantil: Modelo de rúbrica con diversos criterios que combinan destrezas de investigación y comunicación.
  • Matriz de Valoración de la Expresión Escrita Universidad de Alicante: Escala de cuatro niveles para la evaluación de la comunicación en trabajos escritos.
  • Oral Communication Rubrics Iowa State University: Diversos modelos de rúbricas para evaluar presentaciones orales. Incluye rúbricas para la evaluación de pares
  • General Education Effective Communication Rubric University of Louisville: Cuatro criterios para evaluar trabajos escritos.
  • Persuasive Essay Harvard University, Graduate School of Education: Rúbrica de cuatro niveles para evaluar ensayos persuasivos.
  • Rubric for Oral Communication in a Graduate Program Winona State University: Rubrica en inglés para la evaluación de la comunicación oral.

Pensamiento crítico

  • Matriz de Valoración Integral para Asignar Puntuaciones en Pensamiento CríticoUniversidad de California, Universidad de Santa Clara: Traducción al español de rúbrica y guía desarrollada por Insight Assessment.
  • Desarrollo de Rúbricas para Evaluar Criterios de Pensamiento Crítico Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, Oficina de Evaluación del Aprendizaje Estudiantil: Presentación sobre el desarrollo de rúbricas para evaluar pensamiento crítico. Incluye modelo.
  • Three (or MORE!) Rubrics for Assessing Students’ Critical Thinking Learning Outcomes Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ciencias Médicas: Guía para el desarrollo de rúbricas para evaluar pensamiento crítico. Incluye modelos utilizados en universidades de los Estados Unidos.
  • Critical Thinking VALUE Rubric Association of American Colleges and Universities: Rúbrica para la evaluación del pensamiento crítico.

Razonamiento lógico-matemático

  • Diverse Math Rubrics Chicago Public Schools Bureau of Student Assessment: Modelos de rúbricas holísticas y analíticas para evaluar destrezas relacionadas con las matemáticas.
  • Grading Rubric for Probability and Statistics TriCounty Technical College: Rúbrica para trabajos de estadística que incluyen producción de gráficas.

Aprendizaje continuo

  • Foundations and Skills for Lifelong Learning Value Rubric Association of American Colleges and Universities: Rúbrica desarrollada por un equipo de profesores de diferentes universidades norteamericanas.
  • Rubric for Assessment of Lifelong Learning Skills and Written Communication Skills Ohio State University: Incluye criterios para evaluar aprendizaje continuo y destrezas de comunicación.
  • Self-Directed and Lifelong Learning Rubric Opened Practices: Rúbrica para evaluar destrezas relacionadas con el aprendizaje continuo.
  • OIT Lifelong Learning Rubric Oregon Institute of Technology: Rúbrica de cuatro niveles para evaluar aprendizaje continuo.

Sensibilidad ética y estética

  • The Health Professional Ethics Rubric The University of Texas: Rúbrica para evaluar aspectos éticos relacionados con las profesiones de la salud.
  • Rubric for Ethical Perspectives Victoria University of Wellington: Rúbrica de tres niveles para evaluar la aplicación de aspectos éticos.

Competencias de información

  • Information Literacy Rubric University of Pittsburgh, University Library System: Rúbrica de ocho criterios para evaluar competencias de información.
  • Information Literacy Value Rubric Association of American Colleges and Universities: Rúbrica desarrollada por un equipo de profesores de diferentes universidades norteamericanas.
  • Literature Review Rubric Weber State University: Rúbrica para evaluar una revisión de literatura. Considera aspectos relacionados con investigación y destrezas de información.
  • Literature Review Assessment Rubric Texas State University, San Marcos: Incluye siete criterios para evaluar una revisión de literatura.

Investigación y creación

  • D. Dissertation Research Proposal Rubric Evaluation University of Idaho: Rúbrica general para la evaluación de propuestas de disertación.
  • Rubric for Evaluating Ph.D. Dissertation and Defense Georgia Health Sciences University: Rúbrica para la evaluación de disertaciones y su defensa.
  • Master’s Thesis/Research RubricWinthrop University: Rúbrica general para la evaluación de propuestas de tesis de maestría.

Temas variados

  • Rúbricas variadas Universidad de Puerto Rico en Carolina: Rúbricas en español e inglés sobre temas variados.