Módulo 1 - visión

Paso 1: Definamos "visión"

Kauffman y Hernan (1991) definen la visión como la imagen clara o planteamiento escrito de cómo se espera que luzca la organización en un punto futuro en el tiempo. Una gran parte de los planteamientos de ‘visión’ incluyen algunos aspectos relacionados con los siguientes elementos:

  • los valores, ethos y la razón de ser del programa
  • una proyección de futuro
  • referencia al servicio a ofrecerse a los usuarios

Los valores, ethos y razón de ser del programa, describen su ideología. Estos pudieran incluir aspectos tales como el compromiso social, la producción de conocimiento, el bienestar del medio ambiente, la preservación y el desarrollo cultural, entre otros.

La proyección de futuro es una frase que describe el porvenir del programa de éste alcanzar su mayor ambición. Para identificar el componente estratégico que habrá de definir su porvenir, el programa debe enfocarse en aspectos que desee convertir en sus características cardinales, como por ejemplo un área de interés única (un nicho) o unas áreas de especialización. También pudiera proponer robustecer algún aspecto que aún no se domina pero que necesita mejorar para lograr la excelencia, como el área de servicios, la investigación o la docencia. Alternativamente, pudiera proponer expandir alguna frontera como, por ejemplo, mejorar la internacionalización, cumplir con un deber o una necesidad social, satisfacer la necesidad de profesionales especializados en un área particular, posicionarse o destacarse regional o internacionalmente.

La referencia al servicio exalta la importancia que la prestación de servicios a estudiantes, profesores y público en general tiene para el programa. Habiendo definido lo que la visión es, aclaremos lo que la visión no es:

  • La visión no es un enunciado que define solamente la función del programa en términos de profesionales. Ese es el propósito de la misión.
  • La visión no necesita justificarse con oraciones explicativas acerca del entorno o haciendo referencia a autoridades externas. Comienza con una afirmación.

En aras de proveer al programa cierta estabilidad, es importante que al escribir el planteamiento de la visión el programa llegue a un consenso acerca de dónde quiere encontrarse en un futuro dentro de un plazo de tiempo razonable, que debe ser no mayor de diez años, ni menor de cinco. Esta imagen dotará al programa de un sentido de dirección, es decir, precisará hacia dónde se encamina en términos de planificación estratégica independientemente de los cambios administrativos y enmiendas a los planes de trabajo que puedan surgir en el camino. El planteamiento de la visión podrá así ayudar a clarificar muchas interrogantes futuras en momentos cruciales de toma de decisiones.